martes, octubre 18, 2016

La hucha para las pensiones se agota, y no se hace nada para remediarlo

Hoy hemos desayunado con una noticia terrible: El Gobierno ha admitido ante Bruselas que sólo hay hucha de pensiones para un año. Es decir, que de seguir a este ritmo, en 2017 el Fondo de Reserva de la Seguridad Social estaría en negativo, circunstancia que sucede por primera vez en la historia desde que se creara este Fondo de Reserva en 1997.

El gráfico que acompaña a la noticia en El Mundo es acongojante.


Sin embargo, mentiríamos si dijéramos que es una noticia que no se esperaba. Desde hace décadas se viene advirtiendo de que el sistema piramidal de pensiones públicas sólo tiene un final posible: la bancarrota. La pregunta es cuándo sucederá. Las pensiones, como todos sabemos, no dependen de lo que hayamos cotizado durante nuestra vida, si no de lo que aportan los trabajadores actuales. Tras eso, el Gobierno hace un cálculo y nos da lo que considera dependiendo de lo que hemos contribuido durante nuestra vida laboral. Es decir, que puede darse la circunstancia, y esto es lo que temen todas las personas a las que les resta poco tiempo para jubilarse, que hayan estado pagando pensiones durante toda su vida y, finalmente, no reciban nada, si la Seguridad Social quebrara.

¿Qué se puede hacer para solucionar esto manteniendo el mismo sistema? Aumentar la base que financia las pensiones. Esto se puede hacer de dos modos. O bien pidiendo más dinero a los mismos (se hablan de crear nuevas tasas impositivas para destinarlas al pago de pensiones) o aumentando el número de contribuyentes (es decir, que más gente trabajara, ya fueran parados que pasaran a ser trabajadores activos o personas que entraran al mercado de trabajo: inmigrantes). No hace falta decir que estas dos medidas no son más que parches que no resolverán el problema en el largo plazo. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que el número de jubilados sea tal que los trabajadores activos no puedan hacer frente a sus pensiones? ¿Hasta dónde se puede ahogar a la clase trabajadora para pagar impuestos? Recordemos que, a día de hoy, un trabajador paga más del 50% de su sueldo en impuestos (y, sí, las cotizaciones sociales a cargo de la empresa es también sueldo del trabajador).

Otra solución que plantean es subir la edad de jubilación. ¿Y por qué la edad de jubilación ha de ser la misma independientemente de la edad a la que se empieza a trabajar? Las pensiones públicas es un modo de mantener al ciudadano esclavizado. El Estado nos dice cuánto tenemos que destinar a nuestra jubilación (indirectamente, pagamos las pensiones de otro recibiendo una promesa de que nuestra pensión está garantizada) y cuándo tenemos que dejar de trabajar. Una persona que comenzó a trabajar a los 16 años se tiene que jubilar a la misma edad que una que comenzó a trabajar a los 30.

¿Por qué el Estado tiene que velar por nuestra renta una vez nos hayamos jubilado? ¿Por qué no dejar al ciudadano procurarse una jubilación digna? Si pagáramos impuestos sólo para proteger a los casos extremos, tendríamos un patrimonio mayor para procurarnos una jubilación. Pero el mensaje populista que augura grandes males si la jubilación fuera responsabilidad de cada uno (como viene a ser la alimentación o la ropa) cala entre la población, permitiendo al Estado ser cada vez mayor, y manteniéndonos esclavizados durante toda nuestra vida. Y es que nadie dijo que la libertad no fuera unida a la responsabilidad.
• • •

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada